Portada / MLB / Bien fuerte la candidatura de Blake Snell para el Cy Young de la Liga Americana

Bien fuerte la candidatura de Blake Snell para el Cy Young de la Liga Americana

Por Mike Lupica MLB.com

El premio Cy Young de la Liga Americana debería ser para el zurdo Blake Snell de los Rays de Tampa Bay, quien esta temporada no sólo podría ser el mejor lanzador del Joven Circuito, sino de Grandes Ligas.
Snell tiene 0.97 de WHIP y un WAR de 6.6 (Baseball-Reference), junto a una efectividad de 1.97, un récord de 20-5 y 200 ponches en 169.0 innings de labor. Snell, además, lanza en la Liga Americana, específicamente en la durísima División Este. ¿Ustedes saben lo que significa para los lanzadores de la L.A. pasar a la otra liga? Es como ir a un club de vacaciones.
Doce de las aperturas de Snell han sido contra las cinco ofensivas que han anotado más carreras esta temporada: Medias Rojas (cuatro), Yankees (tres), Indios (dos), Astros (dos) y Atléticos (una). El récord de Snell en esas salidas es de 9-2 con 2.00 de efectividad. Como informó recientemente el departamento de prensa de los Rays, Snell está cerca de hacer algo que sólo otros seis pitchers han hecho desde 1920: Ganar 20 juegos y tener una efectividad de 2.00 teniendo 25 años de edad o menos. ¿Los otros? Dwight Gooden (1985), Vida Blue (1971), Denny McLain (1968), Dave McNally (1968), Dean Chance (1964) y Hal Newhouser (1945).
Puede que Chris Sale gane el Cy Young de la L.A. pese a sus dos viajes a la lista de incapacitados esta temporada. Sale ha sido sin dudas un fenómeno cuando ha estado sano. Pero Snell debería llevarse el galardón. Nadie ha lanzado mejor que él en el 2018, ni siquiera Jacob deGrom, Max Scherzer, Justin Verlander o Clayton Kershaw. Todos ellos han tirado más entradas que Snell este año, con la excepción de Kershaw, quien también estuvo lesionado. Pero eso no cambia lo que Snell ha hecho para los Rays, y ciertamente no altera un milímetro la forma en la que viene lanzando últimamente.
Los Rays han sido uno de los mejores equipos de Grandes Ligas. Y Snell sigue sacando outs.
Hay otros equipos que están en su derecho de pensar que cuentan con el mejor abridor de Grandes Ligas. Los Rays creen que ellos tienen al mejor y la verdad es difícil debatirles ese punto. Lo que ha hecho deGrom en los Mets esta temporada ha generado mucha admiración y sin duda se lo ha ganado bien ganado. Snell merece el mismo trato.
Probablemente sea demasiado tarde para que los Rays alcancen y superen a los Atléticos por el segundo Comodín. Oakland tiene suerte de que la temporada no sea más larga. ¿Saben qué otro equipo tiene suerte? Los Yankees. Porque salvo un descalabro monumental de los Atléticos en la próxima semana y media, no van a tener que enfrentarse a Snell en el Juego de Comodín.
A los Yankees todavía les quedan cuatro juegos contra los Rays la semana que vienen en San Petersburgo. Nadie quiere medirse a Tampa Bay por estos días. Mucho menos a Snell. Siete años después de que los Rays lo seleccionaran en la primera ronda del draft amateur del 2011, el zurdo se ha convertido en el serpentinero que siempre lo creyeron capaz de ser.
“Ha seguido mejorando a lo largo del año”, dijo Kevin Cash, el manager de los Rays. “Después del Juego de Estrellas, se encendió y nos ha dado un tremendo empujón. Los números hablan por sí solos. Lo que ha hecho, especialmente contra equipos muy buenos, lo ha colocado de lleno en la lucha por el Cy Young”.
Erik Neander, el gerente general de los Rays, opinó algo parecido.
“Lo que hemos visto desde los entrenamientos primaverales es una combinación de determinación y preparación luego de lo que para él fue un 2017 complicado y lleno de desafíos (lo enviaron a Triple-A Durham tras sus primeras ocho aperturas)”, explicó Neander. “Ahora está cosechando los frutos. Es un muchacho increíblemente talentoso e increíblemente motivado. Idealmente, este es sólo el inicio de una carrera fantástica a la que nadie le puede poner límites”.
Otro dato que refleja la gran campaña de Snell: Los últimos dos abridores de la Liga Americana que ganaron 20 juegos y tuvieron efectividad mejor de 2.00 fueron Roger Clemens en 1990 y Ron Guidry en 1978.
Además, Snell ha ganado cada una de sus últimas ocho aperturas. Es irónico que un año en el que se ha hablado tanto de la estrategia de los Rays de abrir los juegos con relevistas cortos, sea Snell, un abridor tradicional, quien esté teniendo este cierre de campaña.

Tambien mira

Johan Camargo, del título de R.D. a playoffs de G.L.

Por David Venn LOS ANGELES — Es cada vez menos común que los equipos de …