Portada / MLB / Otro graduado de ‘vitilla’ listo para producir para los Medias Rojas

Otro graduado de ‘vitilla’ listo para producir para los Medias Rojas

 

 

Traducción:Pablo Torres

FORT MYERS, Fla. – Vitilla ha sido muy bueno con el béisbol de Boston.

La República Dominicana le dio a los Medias Rojas Manny Ramírez, David Ortiz, Pedro Martínez, Hanley Ramírez, y ahora a Rafael Devers. Y todos ellos perfeccionaron sus habilidades jugando a la vitilla, el juego de béisbol de escoba / tapa de botella que juegan los niños en la República Dominicana.

“Vas a la República Dominicana y en cuanto aterrices y salgas del aeropuerto, verás a niños jugando a la vitilla por todas partes”, dijo Hanley Ramírez. “Cada patio trasero. Eso es todo lo que hacemos ”.

Devers es el último regalo del  República Dominicana a Boston. El toletero con cara de bebé llegó a fines del verano de 2017 y se hizo cargo del trabajo de tercera base, bateando .284 con 10 jonrones y 30 impulsadas (.819 OPS) en 58 juegos. Bateó .364 con dos jonrones y cinco impulsadas cuando los Astros eliminaron a los Medias Rojas de los playoffs. Con tan solo 21 años, Devers será el antesalista del Día Inaugural de Boston y de todos los días en 2018.

“Está bien, y va a mejorar”, predijo Ramírez.

Devers no dirá que se lo debe todo a la vitilla, pero como casi todos los grandes ligas dominicanos, pasó horas en su tierra jugando un deporte similar al stickball que se ha jugado en las ciudades del noreste de Estados Unidos durante varias generaciones. En vitilla, la “bola” ideal es la tapa de plástico de una jarra de agua de 5 galones.

“Vitilla es algo que jugué por diversión”, dijo Devers, hablando a través del traductor del equipo Sox, Daveson Pérez. “Es una tradición en Dominicana  donde, como niños, salimos a las calles y jugamos. Es realmente difícil de batear. El límite es realmente pequeño, y para batearla tienes que hacer tus ajustes sobre la marcha ”.

“A veces es difícil para nosotros encontrar una pelota de béisbol”, dijo Hanley. “Entonces agarramos la tapa de botella y jugamos con ellas”. Cuando tenía 7 u 8 años, solía jugar todos los días en la calle frente a mi casa. El juego puede terminar rápido si el límite se coloca en la parte superior de una casa de inmediato. Pero también solíamos jugar con limones. Nosotros hicimos béisbol. Y el bate es el palo de una escoba”.

Había deseado hablar con Devers sobre vitilla desde que leí una historia de James Wagner en el New York Times en octubre pasado.

“Esa tapa puede moverse más salvajemente que una bola Whiffle”, escribió Wagner.

La descripción me recordó una conversación que tuve con Eddie Murray, de 21 años, hace cuatro décadas en el estadio Bobby Maduro de Miami.

Murray creció en el barrio de Watts, en el sur de Los Ángeles, y jugó en un equipo de la escuela secundaria con otros tres jugadores de Grandes Ligas, incluido Ozzie Smith. Aterrizó en Cooperstown después de conectar 504 jonrones.

En 1978, Murray me dijo que aprendí a golpear la curva de un juego de barrio que él y sus hermanos inventaron. En lugar de arrojar pelotas de béisbol, que eran difíciles de conseguir, los niños usaban tapas de plástico de latas de café o latas de manteca vegetal de Crisco. Los párpados bailaron y lanzaron como mini Frisbees. Si pudiera batear una tapa de plástico con el palo de una escoba, probablemente podría manejar la curva con un bate Louisville Slugger.

Como la vitilla.

“No jugué vitilla con la intención de aprender a batear la curva”, dijo Devers. “Pero es muy similar porque la acción es la misma y cuando el lanzador te lanza una bola curva en la vida real, decimos, ‘Oh sí, ¡eso es una vitilla!’ ”

Martínez, quien una vez confesó haber usado las cabezas de las muñecas de su hermana para las pelotas de béisbol, estaba feliz de opinar sobre la vitilla.

“Es muy popular en la República Dominicana”, dijo Pedro. “Volteando la tapa de la botella. Me ayudó. Aprendes a cómo seguir, cómo rastrear, especialmente con las curvas. Es relativamente lento, pero cuando los niños crecen lo tiran fuerte. Aprendes a reaccionar y a ir por el otro camino.

“Si lo estás lanzando, porque es algo plano, tienes una muy buena idea de los ángulos que tienes que usar cuando quieres que la vitilla se mueva como quieres. Tienes que llegar a un cierto ángulo que haga lo quieres que haga”.

“Se mueve mucho”, dijo Hanley. “El más difícil de batear es cuando se trata de un lanzamiento plano. Tienes que golpearlo perfecto porque es muy delgado ”.

“Las reglas son diferentes”, agregó Pedro. “Debes atrapar la vitilla dentro de los límites de juego mientras aún se mueve para que sea out”.

Jugar vitilla no preparó a Devers para lo que necesita hacer a la defensiva en las grandes ligas. El fornido bateador cometió 14 errores en su corta temporada en Boston y puso nerviosos a los fanáticos de los Sox cuando las pelotas fueron golpeadas a la tercera. La organización de Boston espera que el nuevo entrenador de tercera base, el también dominicano, Carlos Febles (dirigente de Devers en Doble A el año pasado) pueda ayudar al niño con sus habilidades con el guante.

“Me siento muy cómodo con Carlos”, dijo Devers. “Ha estado conmigo por un tiempo. Confío en él, y creo que trabajando con él, voy a mejorar. Esto es por lo que he estado trabajando desde que comencé a jugar al béisbol, y esto es lo que quiero hacer. Voy a trabajar duro y tratar de quedarme aquí ”.

Devers usa el número 11, el número usado por el antesalista de los Medias Blancas Frank Malzone. Tuvo el domingo su examen físico y dijo que pesa 235, lo mismo que el año pasado. Él sabe que es mejor recordado por su jonrón que empató el juego de la bola rápida de 103 millas por hora del cerrador de los Yankees Aroldis Chapman en un partido del domingo por la noche en ESPN.

“Chapman tiene cosas más duras que las que ves en vitilla”, dijo Devers con una sonrisa.

 

Tambien mira

¿Se afeitaría Dallas Keuchel la barba para firmar con los Yankees?

MLB.com Durante una entrevista transmitida por el canal FOX Business el viernes, al zurdo agente …