Portada / NBA / Una jornada de vida o muerte en los playoffs de la NBA. Toronto y Filadelfia, y Denver y Portland lucharán por el pase a la final de sus respectivas conferencias en juegos decisivos el domingo.

Una jornada de vida o muerte en los playoffs de la NBA. Toronto y Filadelfia, y Denver y Portland lucharán por el pase a la final de sus respectivas conferencias en juegos decisivos el domingo.

Desde antes del inicio de los playoffs, los Raptors de Toronto eran para algunos el equipo favorito para coronarse en el Este y así pasar a la final de la NBA. Denver, en el Oeste, era visto cuando menos como candidato a disputar la final del grupo.

Pero ambos equipos tendrán que demostrar el domingo que pueden cumplir con los pronósticos en el séptimo y decisivo partido de sus respectivas series. Toronto ante los Sixers de Filadelfia y Denver frente a los Trail Blazers de Portland por el pase a la final de sus respectivas conferencias.

Portland forzó el jueves el duelo decisivo de mañana al derrotar a los Nuggets 119-108, con 32 puntos de Damian Lillard en 36 minutos de acción, con seis triples entre su repertorio ofensivo.

CJ McCollum le hizo segunda voz con 30 puntos y Rodney Hood les siguió con 25 unidades, al tiempo que los Blazers tiraron para un 46% de campo, incluyendo una efectividad de casi el mismo porcentaje (45.5%) desde el área de tres puntos.

Nikola Jokic tuvo casi un triple doble con 29 puntos, 12 rebotes y ocho asistencias, pero ni esa actuación ni los 24 tantos con 10 capturas de Jamal Murray fueron suficientes para evitar ir al juego de muerte súbita, que se celebrará en el hogar de los Nuggets, el Pepsi Center de Denver.

«Creo que en el transcurso de la serie, al menos después del primer partido, no he visto entrar el balón con la suficiente constancia», aceptó Lillard en la entrevista posterior al juego del jueves. «Mi trabajo es mantenerme agresivo, seguir haciendo lo que hago y, esta noche, los lanzamientos entraron”.

El ganador del partido del domingo se medirá en la final del Oeste al vencedor de la serie entre los Warrios de Golden State y los Rockets de Houston, que estaban dominando los Warriors 3-2 antes del sexto juego anoche. De haberse empatado esa serie también, serán tres los choques decisivos de mañana.

Si Denver resulta vencedor el domingo, jugará la final del Oeste por primera vez desde 2009. Si es Portland, sería su primera aparición en esta ronda desde los playoffs de 2000.

«Regresaremos a casa, nos reagruparemos, como hicimos para San Antonio, y regresaremos con energía y listos para jugar”, señaló por su parte Murray, apostando el triunfo de los Nuggets en el duelo decisivo.

En tanto, los Sixers de Filadelfia derrotaron 112-101 a los Raptors igualmente el jueves, y ahora tratarán de sacar fuera de paso a su rival en un séptimo choque a celebrarse el domingo desde las 7:00 p.m. en el Scotiabank Arena de Toronto.

Los Sixers ganaron el sexto juego y empataron la serie con una balanceada ofensiva encabezadapor 25 puntos de Jimmy Butler. Ben Simmons le siguió con 21 puntos, y otros cuatro canasteros de Filadelfia encestaron en doble dígito, incluyendo 17 del pívot Joel Embiid, quien además recuperó 12 rebotes.

“Juego para ganar. Por ahora, eso es lo que tengo que hacer para que tengamos una gran oportunidad de ganar”, dijo Butler a la prensa que cubrió el desafío del jueves.

Kawhi Leonard anotó 29 en causa perdida por Toronto, pero la mayoría de sus puntos llegaron cuando el juego estaba prácticamente decidido a favor de Filadelfia. En otras palabras, Leonard fue detenido luego de anotar 30 o más puntos en los primeros cinco duelos ante los Sixers en esta serie. Pascal Siakam aportó 21 puntos, y ningún otro jugador de Toronto alcanzó los 15 tantos.

“Nuestra concentración fue asombrosa. Todos estábamos conectados”, exrpresó Simmons. “Sabíamos lo que estaba en juego”.

Milwaukee espera por el ganador de esta serie al eliminar a Boston en la otra semifinal.

Tambien mira

Se confirma: Kevin Durant se perderá el resto de la final del Oeste ante Portland

Parecía una noticia ya cantada. Más después de que Steve Kerr hubiera dado la voz …